Carta agónica a la nostalgia

Me gustaría ser como aquellos personajes de la última película que vimos. Era de esas de ciencia ficción que tú tanto odiabas y a mí tanto me gustaban.  Aquella cuyos personajes carecían de amor, de empatía, alegría, tristeza…

Tiempo atrás quedan nuestras noches de película,

de los abrazos de película romántica,

y los gemidos de película…

Ahora son películas dramáticas,

donde tú y yo,

no somos nada.

Más que un tipo sumido en la trágica nostalgia,

víctima de la absoluta tristeza.

El móvil que tú me regalaste es hoy objeto de recuerdos de aquél pasado saturado de gozo. De esos “selfies” que reflejaban tu belleza y en los que yo salía tan rematadamente mal. De los WhatsApp de conversaciones producto de noches en vela donde nos prometíamos futuros eternos.  Y aquellos “Me gusta” en Facebook a cada foto que subíamos.

Recorro con añoranza los caminos que repetíamos. Aquellos donde sin pudor dábamos rienda a nuestro amor en forma de abrazos y besos. Era tanto nuestro amor que inexplicablemente generábamos ambientes húmedos cargados de pasión a nuestro alrededor. Hoy son otros quiénes anuncian su amor. ¿Nosotros? Víctimas colaterales del peor olvido.

No hay peor destino para un corazón herido que el de un recuerdo vivo. ¿Cómo no voy a querer ser el protagonista de aquella película?  Si es el último recurso para convertirte en olvido.

próximo puesto

Atrás puesto

Dejar una contestacion