¿Magia? Magia eres tú

Tardé tarde en comprender que la magia no es una ilusión óptica propia del mejor de los ilusionistas.

Magia es pasear de tu mano una noche de frío húmedo tras pasarnos horas riendo en la mesa de algún bar. Disfrutar de ti, en cada momento, en cada lugar, haciendo de nuestros encuentros un espectáculo que embriaga de magia nuestros cuerpos.

Es despertar junto a ti y preparar tu desayuno preferido. Tortitas con mermelada de fresa y tanta nata que hacen que tus arterias me tengan un odio atroz. Justificado, por cierto. Y no puede faltar ese café bien cargado, en aquella taza que luce con orgullo el mensaje “Soy una Khalessi“. Las tazas no mienten. Lo eres. No lo dudes ni un sólo segundo.

Magia es conducir al infinito dirección a la nada, sólo por el placer de estar juntos, mientras suena en modo bucle Sobre Mojado. Yo versionando a Diego Ojeda, tú a Sandra Cervera. Mientras el mundo mira atónito a nuestro coche ante tan desborde de pasión mágica. ¡Y qué poco nos importan! ¡Que nos miren! Es hora que aprendan el valor de la verdadera magia.

Magia es calar nuestras sábanas hasta el punto de dormir sobre mojado tras una noche cabalgándome sin cesar.

Magia es perderse contigo en los lugar más recóndito. Aquél donde no hay dispositivo, ni mapa que nos pueda privar de nuestra bendita perdición.

Siempre me recuerdas que en algún momento te hechicé con mi magia. Que armé el mejor de mis hechizos para hacerte feliz todos y cada uno de tus días. Cuán equivocada estás. Fuiste tú quien me hechizaste con la mejor de tu magia. Aquella propia de hechiceras experta en lides del corazón. Y sin ti, la magia no es más que una ilusión dramática.

próximo puesto

Atrás puesto

Dejar una contestacion